Ir al contenido principal
RADIO EN VIVO

BUENOS DIAS


"¿Qu√© se√Īal? "
Y estando √©l sentado en el monte de los Olivos, los disc√≠pulos se le acercaron aparte, diciendo: Dinos, ¿cu√°ndo ser√°n estas cosas, y qu√© se√Īal habr√° de tu venida, y del fin del siglo? Mateo 24:3.

La curiosidad es innata en el ser humano; en realidad, es el primer paso hacia el descubrimiento. Nada habr√≠a sido descubierto en el mundo, si el hombre no fuese curioso por naturaleza. Pero, la curiosidad debe ser orien­tada de forma correcta; de otro modo, puede llevar, incluso, a la destrucci√≥n. Esa fue la tragedia de nuestros primeros padres.
La pregunta: "¿Qu√© se√Īal habr√° de tu venida?", se encuentra repetida va­rias veces en la Biblia. El ser humano desea conocer no solo las se√Īales, sino tambi√©n la fecha exacta del mayor evento de la historia. Pero, por alg√ļn mo­tivo especial, Jes√ļs no especific√≥ la fecha de su venida.
√Čramos nueve hermanos. Pap√° trabajaba en las minas, y llegaba a casa cada dos semanas. Antes de viajar, nos dejaba una lista con los deberes que deb√≠amos cumplir antes de su llegada. Eran deberes diarios, pero nosotros dej√°bamos todo para la √ļltima hora. Cuando llegaba el d√≠a final, nos distri­bu√≠amos las tareas, y en pocas horas ten√≠amos todo listo. Pap√° se emocio­naba al llegar. ¡Pensaba que ten√≠a hijos maravillosos y obedientes! Estaba enga√Īado.
Cierto d√≠a, hubo un accidente en las minas. Los trabajos fueron suspen­didos, mandaron a todos los trabajadores para la casa, y √©l lleg√≥ antes de lo previsto. Para sorpresa suya, se encontr√≥ con la triste realidad: los hijos queridos no eran tan maravillosos como √©l pensaba.
Esta es apenas una historia, y mi padre solo un ser humano. No tenía la capacidad de conocer el corazón de los hijos. Pero, Dios es Dios, y con él las cosas son diferentes.
Mucha gente se pregunta por qu√© Jes√ļs no anunci√≥ el d√≠a exacto de su re­greso. Creo que la raz√≥n es la naturaleza del coraz√≥n humano: si supi√©semos el d√≠a exacto, vivir√≠amos sin tener en cuenta sus consejos; faltando pocos d√≠as, arreglar√≠amos la vida y tratar√≠amos de prepararnos para ir con √©l. Esto no le har√≠a ning√ļn bien al ser humano. Por eso, Jes√ļs incluy√≥ el elemento sorpresa; y el √©nfasis que la Biblia da no es a la fecha, sino a la preparaci√≥n del ser humano para encontrarse con el Se√Īor.
Haz de este d√≠a un d√≠a de preparaci√≥n, recordando que, aunque no sabe­mos el d√≠a ni la hora de la venida de Cristo, todo indica que estamos viviendo los √ļltimos tiempos de nuestra historia en esta tierra. 

Pr. Alejandro Bullon Paucar.

Comentarios