Google+ Followers

No te dejes llevar por la belleza del mundo, recuerda que Dios tiene algo mucho mejor para tiii, recuerda que para el eres la niña de sus ojos

martes, 1 de noviembre de 2016

HAY MUCHO PAGANISMO DENTRO DE LAS IGLESIAS,, RECORDEMOS QUE EL SEÑOR VIENE POR UNA IGLESIA PURA Y SIN MANCHA, TE INVITO A LEER CON LA MEJOR DISPOSICIÓN DE TU CORAZÓN:

EL VERDADERO SIGNIFICADO DE LA NAVIDAD Y SANTA CLAUS

El nacimiento del Mesías es un hecho histórico. El lugar de su nacimiento es bien conocido. La historia entera se encuentra en el libro de Lucas. Lo que no se encuentra allí es la historia de la navidad. Por navidad nos referimos al árbol de navidad, Santa Claus, el reno, el trineo, los juguetes, los duendes, el muérdago, las flores de pascua, el intercambio de regalos, el beber alcohol, el ir a prostíbulos, las fiestas decembrinas, y el convertir las casas e Iglesias en templos paganos.

Los cristianos siempre se han enorgullecido de vivir por la Biblia. Si la navidad no es una celebración bíblica que fuera practicada por los apóstoles y los primeros cristianos, entonces ¿cómo estas costumbres paganas entraron en la Iglesia? Muchos practican el paganismo de la navidad por falta de información. Muchas veces se siguen costumbres de familia o de una Iglesia.

Dado que los verdaderos evangélicos no practican el paganismo, con frecuencia se nos acusa de no creer en el nacimiento del Mesías ¡Esto es falso! Como evangélicos predicamos más sobre el nacimiento del Mesías que cualquier otro grupo. Lo que nos rehusamos a predicar es la mentira de que Jesús nació el 25 de diciembre. Lo que también nos rehusamos a aceptar, es el paganismo ahora asociado con el nacimiento del Mesías. Los evangélicos encontramos aberrante tomar falsos dioses e ídolos y traerlos a la historia del nacimiento de Jesús. La entera celebración de la navidad es una mentira. Empieza afirmando que el Mesías nació el 25 de diciembre y termina con Santa Claus, los árboles de navidad, la doctrina de Balaam. Aún cuando las mentiras de la navidad suelan estimular a los niños y darle a los adultos una excusa para ser paganos por una temporada, todo esto es el pecado de la idolatría.

Es tiempo para que los cristianos remuevan las falsedades de la historia del nacimiento de Jesús Mesías. No hay verdad en que Jesús nació el 25 de diciembre. Practicar el error de la navidad es apostatar de las Escrituras y cometer idolatría durante la temporada de navidad. Esto conduce a la práctica de la doctrina de Balaam, que consiste en comer cosas sacrificadas o conmemoradas a los ídolos y cometer fornicación (inmoralidad sexual) “No obstante, tengo unas cuantas cosas en tu contra: que toleras ahí a los que se aferran a la doctrina de Balám, el que enseñó a Balac a poner *tropiezos a los israelitas, incitándolos a comer alimentos sacrificados a los ídolos y a cometer inmoralidades sexuales.” (Apocalipsis 2:14).

Quebrantar el primer mandamiento celebrando fiestas paganas, la decoración con colores y flores rojas (el color de la túnica de los zoganos, que eran las figuras principales del festival religioso conocida como la sakaia, celebrado anualmente en la antigua Babilonia), la música grosera que se difunde durante las festividades decembrinas, el bailar, el beber alcohol, los fuegos artificiales, las velas, el ir a prostíbulos, el dar regalos, y otras muchas cosas, incluso sacrificios humanos.




¿Si el paganismo de la Navidad no comenzó con el nacimiento del Mesías, y si no fue practicado por los apóstoles y por los primeros cristianos, entonces de dónde vino? El paganismo de la Navidad tiene sus raíces en misterio Babilonia. En Apocalipsis capítulo 17 podrá leer los juicios de Dios sobre aquellos que están sumergidos en misterio Babilonia justo antes de la segunda venida del Mesías.


El árbol de navidad tiene una historia antigua que data de muchos siglos antes de que el Mesías naciera. La veneración y adoración de árboles asimilándolos como seres humanos fallecidos reencarnados, es tan antigua como Babilonia, el lugar de inicio de la falsa religión.

En la Biblia, la adoración de estos árboles sagrados es llamada la adoración del árbol para Asera. Los paganos construían sus templos en lugares altos y luego plantaban los árboles sagrados representando la reencarnación cerca de sus altares. El “hexa” o “hexagrama”, se convirtió en el símbolo de sus lugares altos. Esto ha permanecido así en el ocultismo, que hasta este mismo día traza ese símbolo en sus emblemas y rituales que provienen de esa antigua religión. Todo esto fue estrictamente prohibido por Dios:

“No plantarás ningún árbol para Asera cerca del altar del SEÑOR tu Dios, que tú te habrás hecho” (Deuteronomio 16:21).


“Oíd la palabra que Jehová ha hablado sobre vosotros, oh casa de Israel. Así dijo Jehová: No aprendáis el camino de las naciones, ni de los signos del zodiaco tengáis temor, aunque las naciones las teman. Porque las costumbres de los pueblos son vanidad; porque leño del bosque cortaron, obra de manos de artífice con buril. Con plata y oro lo adornan; con clavos y martillo lo afirman para que no se mueva. Derechos están como palmera, y no hablan; son llevados, porque no pueden andar. No tengáis temor de ellos, porque ni pueden hacer mal, ni para hacer bien tienen poder” (Jeremías 10:1-5).

El nacimiento del Mesías fue contaminado con costumbres paganas que se camuflaron y recibieron aprobación de parte de la Iglesia Católica. No es nada equivocado despojar al nacimiento del Mesías del paganismo de la navidad. Apártese de Baal y derrote al papado católico en sus corrupciones.

El árbol de navidad simboliza la doctrina pagana de la reencarnación y permanencia de un dios. El árbol es el símbolo de una falsa doctrina y la presencia de un dios falso. Dicho símbolo se encuentra en contra de la verdad, pues la presencia del árbol de navidad intenta enseñar que no está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio, según como lo dice la Escritura en Hebreos 9:27. Es erróneo unir el árbol de navidad con el nacimiento de Jesús en un pesebre o incluso asociarlo como el propio nacimiento del Mesías. El árbol de navidad es un símbolo que enseña que la reencarnación es el camino para la vida eterna, pero la Biblia enseña que el Mesías es el ÚNICO CAMINO (Juan 14:6).

¿Santa Claus sólo pretende ser un hombre anciano gracioso que desciende por la chimenea o se introduce a través de la cerradura de una puerta? ¿Él es el "padre", originador de esta fiesta pagana? ¿La evidencia prueba que él no tiene conexión con la cristiandad o el nacimiento del Mesías?


Él toma su papel de un supuesto sacerdote católico llamado Nicolás. Este señor del desorden vestía con atuendo rojo o púrpura, y guiaba al pueblo en cantos, bailes, bebidas y orgías sexuales. Como ‘el falso rey’, él recompensaba al pueblo con regalos. Maridos y padres también se vestían y seguían a este ‘santo de la insensatez’, en un gran desfile por las calles del pueblo. En la noche, algunos se disfrazaban y un gran tiempo de conducta impura y lujuriosa era disfrutada por todos. Debido a que el adulterio era permitido en este festival, todos se desordenaban. Hoy el mismo “espíritu” de navidad invade la tierra y hay más adulterio en esta época del año que en todas las demás. La pregunta aquí es ¿por qué las iglesias y los cristianos desearían que tal símbolo estuviese asociado con el nacimiento del Mesías? Esta prueba de amor por la verdad no es nueva. Los judíos se enfrentaron con las mismas decisiones en el Antiguo Testamento. Los festivales y fiestas de Baal eran casi una copia exacta de nuestra moderna navidad.



Dios prohibió estrictamente a los judíos, tener algo que ver con estas costumbres paganas e impías (Jeremías 10:1-5), y mezclarlas con los días santos de la Ley. Los judíos no debían aprender los caminos de los gentiles y volverse de su salvación para unirse a los paganos en sus fiestas. Los cristianos deben tomar esto como una lección de que Dios rechazará que el mismo paganismo sea traído a la Iglesia en el disfraz de la conmemoración del nacimiento del Mesías.


Santa Claus es un falso rey, y en Escocia ‘el santo de la insensatez’. Él es el ‘señor del desorden’, el líder de la ‘fiesta de los necios’, y no tiene lugar en el nacimiento del Mesías. Cualquier ministro o creyente que celebre la fiesta de los necios, ha traído una vergüenza abierta al evangelio del Mesías. Nosotros no podemos comer de ambas, de la mesa de la fiesta del diablo y de la mesa de la fiesta del Señor:

“No podéis beber la copa del Señor, y la copa de los demonios; no podéis participar de la mesa del Señor, y de la mesa de los demonios” (1. Corintios 10:21)

Santa Claus está directamente relacionado con Nimrod. Santa Claus es entonces un falso mesías. Como falso mesías, él no ofrece ningún plan de salvación. Él no está en contra el pecado o del mal. Él nunca señala al Mesías como el verdadero Dios que vino manifestado en carne para salvar pecadores. Santa Claus nunca es representado como un santo o una persona santa. Él nunca admite alguna doctrina del Nuevo Testamento. Él es símbolo de la embriaguez, de la reencarnación, es un dios falso, un rey falso y un vendedor ambulante de todos los productos impíos e insalubres.

Quizás te Pueda Interesar..!!