Ir al contenido principal
 

Cristo sana tu corazón si está roto, cura tu alma si está herida o enferma. Él te limpia, restablece y perdona todo, con su magia de amor eterno.




 
 Amar siempre va seguido de "a pesar de", sin importar las razones o las circunstancias, sin importar la hora o el día.

:::>> QUIZÁS PUEDA INTERESARTE

Siguenos en Facebook